Síguenos en nuestras redes

DDC

A Estados Unidos se le sale el gas… de la libertad

Por más ridícula que pueda parecer esta terminología, no se trata de otro pasaje del pendejismo gringo, como cuando rebautizaron a las papas a la francesa, papas de la libertad; en realidad tiene un propósito perverso, ocultar los efectos negativos para el medio ambiente de la extracción del gas natural.

Publicado hace

el

Los estadounidenses son unos maestros para aplicar eufemismos, por ejemplo, le llaman “llevar la democracia” a sus invasiones militares en países de medio oriente, o bautizaron como “La Serie Mundial” a varios partidos de beisbol en los que sólo participan equipos gringos y si a caso alguno canadiense; pero ahora sí con la manera en que han rebautizado al gas natural y al fracking se jalaron las greñas.

En su último comunicado, el Departamento de Energía de Estados Unidos, llama al gas natural como el “gas de la libertad”; más adelante en otro párrafo del mismo texto lo llama “la molécula de libertad de los Estados Unidos”.

Por más ridícula que pueda parecer esta terminología, no se trata de otro pasaje del pendejismo gringo, como cuando rebautizaron a las papas a la francesa, papas de la libertad; en realidad tiene un propósito perverso, ocultar los efectos negativos para el medio ambiente de la extracción del gas natural.

La peor parte de este asunto es que no es el primer, ni el último intento de la administración de Donald Trump, por revertir la imagen negativa que tiene la fractura hidráulica en todos los gringos. 

Algunos medios estadounidenses han reportado desde hace meses esta tendencia en los reportes y páginas web del Departamento de Energía; de los sitios ha desaparecido la mayoría de la información sobre los riesgos que implica la práctica del ‘fracking’ en el clima, el impacto que produce en el ambiente el metano liberado o los sismos relacionados con la fractura hidráulica.

En lugar de “fracking” la administración de Estados Unidos usa eufemismos como “Petróleo y gas no convencionales” o “gas de la libertad”.

Estados Unidos es el cuarto país con mayores reservas probadas de Gas Natural, 10.4 billones de metros cúbicos, una reserva que Donald Trump no quiere desaprovechar en su guerra comercial contra todo el mundo. 

Pero la oposición al gas natural y al ‘fracking’ no es solamente porque sea una propuesta de Donald Trump y nos caiga gordo, son fuentes de metano y dióxido de carbono, gases de efecto invernadero que provocan el calentamiento global.

Continuar leyendo
¿Qué te pareció?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Populares